• Portada
  • Cultura y Ocio
  • Eduard Gargallo: “Nuestro desconocimiento sobre África nos comporta serias consecuencias”

Eduard Gargallo: “Nuestro desconocimiento sobre África nos comporta serias consecuencias”

Actualizado el 20.06.2016 a las 16:46 CRISTINA CRESPO/BARCELONA

El Centre d'Estudis Africans nació hace 28 años gracias a un grupo de profesores y alumnos de la UB para dar a conocer la realidad del continente africano entre los catalanes. Advierten que en tres décadas, hemos avanzado poco. El objetivo continúa siendo el mismo.

Fotografía de Eduardo Gargallo, Centre d'Estudis Africans

Fotografía de Eduardo Gargallo, Centre d'Estudis Africans

Durante el curso 1987-1988, una veintena de profesores y alumnos de la Universidad de Barcelona, agrupado en torno a la figura del profesor de Historia de África, Ferran Iniesta, decidieron crear el Centre d’Estudis Africans i Interculturals (CEA) para intentar paliar la gran falta de estudios sobre este continente y la poca apuesta de las instituciones para que existieran.

Casi 30 años después, el núcleo de personas ha crecido, aunque no tanto como se podría esperar. Con un presupuesto de poco más de 100.000 euros al año, el centro trabaja organizando posgrados, acciones de divulgación, informes y trabajos de investigación. El objetivo continúa siendo el mismo. Intentar que África no sea la gran desconocida para los catalanes.

Eduard Gargallo es investigador postdoctoral del Instituto Universitario de Lisboa y director de proyectos del CEA.

>¿Qué unía a aquella veintena de personas que quisieron crear el Centre d’Estudis Africans hace ahora 28?

El 90% de las personas que han estado o están en el centro, hemos pasado por las clases del profesor Ferran Iniesta. El Centro surgió de él y de la gente de su entorno. Vieron que en las universidades catalanas prácticamente no había nada sobre estudios africanos. Por eso se plantearon: “si la universidad no apuesta, lo haremos nosotros”.

El centro siempre ha tenido relación con la universidad, últimamente más con la Universitat Pompeu Fabra, pero siempre ha sido un centro autónomo. En mi opinión, porque en los últimos 30 años la universidad en general tampoco ha mostrado mucho más interés del que había mostrado antes.

>¿Cuántas personas trabajan ahora en la entidad?

Como socios, que pagamos una cuota de 35€ al año, debemos ser unos 200. Como plantilla sólo trabajan 3 personas. El resto, o estamos en la junta de forma voluntaria, o llevamos proyectos de investigación de forma puntual pero constante. Estas 25-30 personas realizamos tareas de forma voluntaria, pero los trabajos de investigación o los profesores que participan en nuestras formaciones sí son remunerados.

En Barcelona hay una Casa América y hay una Casa Asia. ¿Por qué no hay una Casa África siendo el continente más cercano?
Yo creo que es porque no ha habido una apuesta decidida ni de las universidades ni de los poderes públicos. Lo mínimo sería que las tres o cuatro principales universidades de Catalunya tuvieran un pequeño departamento de Países Africanos como en la mayoría de países de nuestro entorno. Ya no digo ser como Francia o Inglaterra. Pero ni siquiera estamos como Portugal, aunque es cierto que Portugal tiene una tradición africana histórica mucho más importante que la nuestra. Sin embargo, hay países pequeños con pequeños departamentos de historia africana. Aquí eso no se ha conseguido. Hay que decir que antes de la crisis se quería apostar por una Casa África, pero la crisis lo acabó de borrar.

¿Hay un interés por África desde el punto de vista de “ayudemos”, pero no hay interés sobre la realidad africana?
Sí, es verdad. Catalunya ha tenido una relación con África menor que otros países europeos. La relación con América Latina ha sido más fuerte por razones obvias. En el caso de Asia, hay intereses económicos más directos, totalmente respetables. Pero en el caso de África, eso no ha existido. Y cuando ha empezado , ha empezado por el tema de la cooperación por una parte, y por la población inmigrada, por la otra.

¿Y cuáles son las consecuencias de tener ese conocimiento parcial?
Las consecuencias son muchas y serias. Si sólo te centras en África por la ayuda que necesita, estás dando la imagen de continente pobre, miserable, desvalido. Es lo mismo que sucede con las noticias. Si sólo das noticias de desastres y de catástrofes nos acostumbramos a que África es eso. La otra consecuencia es que la población catalana no tiene unas mínimas herramientas para conocer a la población africana que llega. Y una tercera consecuencia. A la hora de trabajar allí o sobre África, periodistas, trabajadores sanitarios o profesores que imparten clases sobre el continente entre otros no tienen unos conocimientos mínimos previos.

Con todo lo que explicas, ¿cuál es la principal utilidad del Centre d’Estudis Africans?
A nivel formativo, ofrecemos estudios universitarios a través del postgrado que organizamos con la Universidad Pompeu Fabra. También participamos en trabajos de interculturalidad con el Ayuntamiento de Barcelona, y hacemos divulgación entre la población general. Hemos llevado a cabo jornadas formativas sobre temas muy diversos: conflictos africanos, diversidad lingüística y política lingüística africana, movimientos secesionistas en África, que permite ver qué ejemplos tenemos en África sobre lo que está sucediendo en Catalunya.

Intentamos enlazar las jornadas que hacemos con algún tema de actualidad, de aquí o de allá. Y hacemos otras más genéricas, intentamos traer los temas de investigación que las universidades europeas están tratando o cuestiones que la gente vincula con África, pero tratándolas desde un punto de vista diferente. Por ejemplo, en 2015 participamos en una jornada en el Parlamento Europeo sobre la gestión de los recursos naturales en África y los ejemplos que podíamos tomar para Europa.




A la hora de plantear estrategias para acercar la cultura catalana y la africana, vosotros que lleváis años trabajando en este tema, ¿qué estrategia creéis que habría que seguir?
Desgraciadamente, todavía estamos en un estadio que, cuando hace 28 años empezamos, esperábamos que se hubiera superado. Es el estadio del conocimiento. Aún queda mucho mucho mucho por hacer de cara a que la sociedad, las instituciones, las entidades, las empresas… conozcan más África. Cualquier otra cosa que se quiera hacer, para tener garantía de hacerla bien, ha de partir de esa base.

¿Y qué habría que hacer para aumentar ese conocimiento?
Lo primero que hay que hacer es suplir los déficits del sistema académico, porque es lo que más llama la atención. Y seguir trabajando en la sensibilización del público general. Estaría bien que se pudiera establecer una especie de red para promover acciones. Por ejemplo, que las televisiones hicieran buenos reportajes sobre los países africanos con un buen asesoramiento y en horario de máxima audiencia.. Y que los diarios dedicasen más y mejores espacios. Es difícil, pero si no empiezas el camino, no llegarás nunca.

De Latinoamérica, por ejemplo, nos llegan todo tipo de informaciones: políticas, económicas, de desastres naturales, deportivas… Y tú vas conformando una visión poliédrica de esa sociedad. De África, no. O no se habla, o sólo de desastres, y no siempre bien tratados. A copia de tiempo y tiempo, y de tratar temas diferentes, el público se hace una idea más completa de las sociedades. Yo diría que con África no hemos llegado a ese estadio.


Etiquetas

, , , ,

Comentarios

Captcha

Normas de uso

Se eliminará todo comentario ofensivo, contrario a las leyes vigentes o fuera del tema de la noticia.