La lucha premianense por un espacio 100% público en Can Sanpere

Actualizado el 26.05.2016 a las 10:59 JAVIER CARRASCO PACHECO / MATARÓ

En 2002 el Ayuntamiento de Premià de Mar decidió que el terreno que ocupa la antigua fábrica de Can Sanpere se convirtiese en 100% público. La empresa Núñez y Navarro, propietaria de los terrenos, impugnó el plan urbanístico ganando el litigio. Paralelamente una plataforma ciudadana lucha por mantener en él un uso cultural de autogestión. Una consulta popular que decidiría o no expropiar Can Sanpere resultó ser un fiasco. Sergio Sanz, diputado por Ciutadans, nos manifiesta su opinión.

Can Sanpere. JAVIER CARRASCO PACHECO

Can Sanpere / JAVIER CARRASCO PACHECO

Can Sanpere parece destinado a ser el centro cultural de Premià de Mar. Se respira en su ambiente cuando uno entra en el lugar y ve la ebullición de gente los días en que se realizan las múltiples actividades que gestiona la plataforma “Can Sanpere 100% Públic!“. Esta plataforma sólo lleva en funcionamiento desde hace 3 años, en el momento que se ocuparon los terrenos. Pero la lucha por conseguir ese espacio como público, proviene desde hace ya unas 2 décadas. Alfonso Giner, uno de los representantes de este movimiento, insiste en que “no hay que dejar de hacer ruido para que esto continúe”. Alfonso, un chico con ímpetu y determinación, personifica la voluntad de un pueblo que no ceja en su empeño por destinar este espacio como un bien para los ciudadanos.

El lugar es enorme. Existen multitud de dependencias, muchas rehabilitadas por manos solidarias, y otras medio en ruinas con su acceso bloqueado por evitar accidentes innecesarios. Cada uno de los lugares habilitados ha sido destinado a una actividad concreta. Hay una habitación con percheros llenos de ropa de segunda mano para repartir a la gente necesitada. Otra en que se hacen sesiones de psicología realizadas de forma gratuita por estudiantes de la materia para aquellos que lo necesiten y no puedan pagarse un psicólogo. También hay una radio pirata. Otras salas sirven para realizar actividades deportivas para los niños, como un rocódromo donde aprender a hacer escalada o incluso un pequeño campo de fútbol. Hay estancias dedicadas a la cultura, como una sala de actos, otra de conciertos, o una biblioteca. Es todo un complejo repleto de lugares con los que ya cuentan con un uso determinado y otros que aún no lo tienen. Ese es el objetivo de la plataforma, conseguir que todo esto funcione pero de una forma óptima, con el respaldo del Ayuntamiento, del pueblo, y de todas las entidades que quieran sumarse a la lucha.

El Ayuntamiento precisamente propuso un plan urbanístico en el que se pretendía convertirlo en un 73% como zona verde, y el resto como equipamientos. El POUM que determinó dicha decisión, fue impugnado por la empresa propietaria de la finca, Nuñez y Navarro. El litigio acabó con una sentencia dictada el pasado mes de abril, que fue favorable para la empresa que percibirá 450.000€ de indemnización por parte del Ayuntamiento. A esto se le suma el gasto que supondría si se realizara la expropiación del terreno, cosa que se votó favorablemente en una consulta popular que resultó ser un fiasco por su baja participación ciudadana (un 8%). Además de estos gastos, también cabría sumar lo que supondría las mejoras y rehabilitación de esta zona. En fin, todo ello generaría un gran desembolso que debería de correr a cargo del bolsillo de los premianenses a través de los impuestos.

Dada esta situación, nos hemos puesto en contacto con Sergio Sanz Jiménez, vecino de Premià de Mar, exconcejal de esta población, y actual diputado por Ciutadans en el Parlament. Allí es precisamente donde Sergio nos ha abierto las puertas y nos ha concedido una entrevista.

Entrevista a Sergio Sanz en el Parlament. JAVIER CARRASCO PACHECO

Entrevista a Sergio Sanz en el Parlament / JAVIER CARRASCO PACHECO

Bajo su punto de vista como ciudadano de Premià, coincide con muchos en que este “es un espacio, dentro del pueblo, desaprovechado”. Son ni más ni menos que unos 16 mil metros cuadrados de terreno ubicados en todo el medio de la urbe, como para que pase desapercibido. Según Sanz, desde hace 20 años que “se ha hecho una mala gestión política”, desembocando en una consulta que tilda de “precaria”.

“Si lo que hacemos es dejar la decisión en manos de los vecinos entonces ya no necesitas responsables políticos”, asegura el diputado naranja, en referencia a la citada consulta. Se muestra de acuerdo con realizarla, pero hasta cierto punto, sólo en aspectos realmente concretos y más determinantes como pone de manifiesto al referirse al gasto público que puede generar el expropiar esos terrenos y convertirlos en públicos, fijando como objetivo una “alternativa que sería el menor perjuicio económico para los vecinos”. Añade a esto, que para que el gasto no sea excesivo, sería menos costoso hacerlo sostenible, cuando dice que “desde el punto de vista de la sostenibilidad, siempre es mejor rehabilitar lo existente a derribar y construir una cosa nueva, teniendo un buen encaje en la morfología de la ciudad”.

Respecto al pobre resultado de la consulta opina que “un 8% de la población de Premià no es representativo, en absoluto, y la intervención en Can Sanpere es una cosa que corresponde a todos los vecinos”. Es obvio que algo debió de haberse hecho mal para que tan poca gente participara. Ante esta premisa, el parlamentario de Ciutadans manifiesta que “lo suyo hubiera sido definir una serie de proyectos y que la gente pudiese pronunciarse sobre algo más definido”, esto es, una consulta que comprendiera con varios proyectos que mostraran claramente qué es lo que se iba a hacer en caso de realizarse la expropiación, y no una consulta “a ciegas”. Ante tal gestión, Sanz arremete además con sus responsables en relación a la proximidad de la consulta a las elecciones municipales, diciendo que “a veces los partidos toman estas decisiones no pensando que sea la mejor solución, sino pensando en las próximas elecciones”.

Es inevitable pensar en el símil que se plantea de esta consulta con la consulta que se planteó por la independencia de Cataluña. De hecho, desde la Ley de Consultas 10/2014, se han manifestado otros casos en que se ha pedido la voz del pueblo para tomar decisiones. Como diputado por Ciutadans, Sergio Sanz piensa que “ir dando normalidad a estas consultas”, incluyendo la de Vilassar de Mar por la construcción de un crematorio, la de la separación de Bellaterra del pueblo de Cerdanyola, o de la pretensión de crear las comarcas del Moianés y el Lluçanés, “facilitan la justificación de la consulta por la independencia o secesión”. Añade además que “siempre se plantean estas cosas desde un agravio que es falso; es un agravio fundamentalmente insolidario”. Pero aún así manifiesta que sólo es posible que “uno pueda ser consultado por aquello que le afecta de forma exclusiva; que se haga una consulta en un determinado lugar sobre una decisión que afecta a más personas, no parece legítimo desde el punto de vista democrático”.

Galería de imágenes:







Enlaces

Etiquetas

, , ,

Comentarios

Captcha

Normas de uso

Se eliminará todo comentario ofensivo, contrario a las leyes vigentes o fuera del tema de la noticia.